martes, 5 de abril de 2011

Un ratito más

Un avaro había acumulado quinientos mil dólares y se las prometía muy felices pensando en el estupendo año que iba a pasar haciendo cábalas sobre el mejor modo de invertir su dinero.
Pero inesperadamente, se presentó el ángel de la Muerte para llevárselo consigo...



El hombre se puso a pedir y a suplicar, apelando a mil argumentos para que le fuera permitido vivir un poco más, pero el ángel se mostró inflexible. Concédeme tres días de vida y te daré la mitad de mi fortuna le suplicó el hombre.

Pero el ángel no quiso ni oír hablar de ello y comenzó a tirar de él. Concédeme al menos un día, te lo ruego, y podrás tener todo lo que he ahorrado con tanto sudor y esfuerzo!. Pero el ángel seguía impávido.

Lo único que consiguió obtener del ángel fueron unos breves instantes para escribir apresuradamente la siguiente nota:

- A quien encuentre esta nota, quienquiera que sea si tienes lo suficiente para vivir, no malgastes tu vida acumulando fortunas. ¡Vive! Mis quinientos mil dólares no me han servido para comprar ni una sola hora de vida!







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Buenos momentos...

Piensa antes de hablar

Amor se escribe con P

El Arca de Noe